Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 6 de febrero de 2009

Viaje en el tiempo



Son las cuatro de la noche, miro desde mi ventana
la calle desierta con su luz ambarina, rodeada de densas sombras,
y por un instante imagino que estoy en otro siglo, en otro tiempo,
en mitad del XIX.
Los coches aparcados se me transforman en coches
de caballos, con ruedas de madera.
No tengo ordenador, internet no existe;
mis únicas herramientas son los libros, el cuaderno, mi pluma
y un par de velas.
Siento opresión, pérdida, nostalgia del futuro,
como un náufrago solitario en una isla desierta,
en medio de la nada.
Yo no soy yo, mi nombre es otro, no me conozco,
no sé quién soy. ¿Qué vida es esta?

Pero pronto viene a rescatarme,
veo brillar su luz en la oscuridad,
siento su compañía. Ella está aquí.
Mi mente, mi alma, está conmigo.
Más allá del tiempo, fuera de los siglos,
me reconozco.
Desaparece el vértigo, se funde el vacío.
Todo está bien, todo vuelve a su sitio.

AHM
(5 de febrero, 2009)
__________________________


(Que nadie mire esto como un poema, por favor, ni siquiera como un intento. Siempre me ha sonreído la poesía, pero desde lejos, desde muy lejos... Esto es sólo un viajecito en el tiempo.)

45 comentarios:

  1. Hay viajes que son poemas.

    Más si se hacen en el tiempo.

    Un beso, Caminante de biblioteca linda!

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Lena.

    Espero que tus palabras no quieran decir que...

    Bueno, es igual; yo ya lo advertí.

    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Pues tú no quieres pero, este viaje en el tiempo, tiene toda la pinta. :)

    Llámese como se llame, mueve sensaciones y sentimientos, y te arrastra a sus imágenes y te mece.

    Buen día, Antonio.

    ResponderEliminar
  4. Extraño Y POÉTICO viaje en el tiempo. Digo extraño porque esperaba una conclusión nostálgica. Me ha gustado mucho que no fuera así. Éste es nuestro tiempo, con exceso de información, tal vez, pero es el nuestro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bonito viaje y buena compañía.
    La época me gusta, carruajes de caballos, pluma(la sigo utilizando, pero estilográfica, claro), velas...ambiente propicio para un texto poético, aunque no quieras.
    La imagen me ha encantado, me la quedo, con tu permiso.
    Un abrazo y gracias por pensar en mí a la hora de escoger amigos que premiar.

    ResponderEliminar
  6. Quieras o no, todo lobo que se considere estepario lleva su yo poético a todas partes.Hasta cuando viaja en el tiempo.
    Y ya que estamos, cierro los ojos, respiro profundo y voy yendo...me esperás?O tal vez el tuyo sea un viaje a solas...Bueno, si nos cruzamos por la calle,apenas te saludo.
    Es más allá del tiempo donde uno se reconoce.

    Un gran beso, amigo Antonio.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Luisa.
    Sensaciones y sentimientos sí que había, ¡menudo susto me he dado!
    ¡No sabía qué hacer!

    En fin, prometo no volver a mezclar el café con leche a esas horas de la noche...

    Un saludo, Luisa.

    ResponderEliminar
  8. Sí, Bel, nostalgia sí que hubo, y muy fuerte, pero luego vino la claridad.
    No sé si se entiende que este pequeño escrito surge de una experiencia real, no es ningún ejercicio literario...

    Yo es que soy un soñador empedernido, y las ensoñaciones me asaltan cuando menos me lo espero. Tuve que escribirlo para desahogarme, para quitarme las telarañas de encima, porque aparte de nostalgia también me hizo sentir cierta angustia.

    Un abrazo, Bel.

    ResponderEliminar
  9. A mí también me gusta mucho esa época, Esther, posiblemente sea la que más, pero echaba de menos, sobre todo, las relaciones de aquí. Porque la sensación que tuve es de que estaba solo.

    Lo del premio es para que cuando mires esa imagen de la calle nocturna y solitaria, recuerdes que tienes muchos buenos amigos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Sí, amiga Silvia, reconozco ese yo poético de lobo estepario, pero no sé expresarlo con versos. Demasiado lobo para la poesía, creo yo.

    No me digas que tú estabas por allá... Si lo llego a saber me hubiera quedado.

    Un beso sin tiempo.

    ResponderEliminar
  11. Qué angustia verse fuera del s.XXI, hacia atrás, porque si fuera hacia adelante..., afortunadamnete te sentiste rescatado por eso que algunos llamáis alma.
    Me ha gustado cómo lo has escrito.
    un beso.

    ResponderEliminar
  12. Bien Antonio, la única diferencia de este siglo que comienza y el siglo XIX, yo la encuentro en que el poder estaba repartido en occidente, hoy lo concentra todo, la cabaña del tío Tom, incluso parte de oriente. Por eso entiendo que ese viaje que has echo haya sido corto y preferido volver.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Alfaro.
    Que una poeta como tú me diga que le ha gustado como lo he escrito, es todo un honor para mí.
    Sólo espero que no lo hayas mirado como un poema.
    A lo del "alma", ponle el nombre que quieras. También dije antes "mente". Ya sé que 'alma' tiene connotaciones negativas, según se mire por cierto lado, pero en el fondo es una palabra inocente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me encantó tu viaje en el tiempo. Quizá porque yo amenudo recorro esas calles empedradas y escucho los cascos de los caballos, y me pierdo en las sombras de las antorchas...y más allá, más allá el sueño y la nostalgia no sé muy bien si del pasado o del futuro.
    Qué bueno los últimos versos! Todo está bien, todo vuelve a su sitio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Ah, Alfaro, se me olvidaba decirte algo: lo de los siglos.
    No sé cómo imaginas tú el tiempo futuro, pero yo me confieso un amante del pasado, sobre todo de ese siglo XIX, que dejaba atrás cierto amaneramiento, cierto arte galante y rococó, tipo Luis XV, y apuntaba hacia nuevas aventuras del saber, hacia nuevos aires y libertades, pero conservando el buen gusto, refinado y sin alharacas ni barroquismos, pero buen gusto.
    La angustia la sentí, no por estar en el tiempo equivocado, sino básicamente por la fría sensación de estar lejos de los míos.

    Otro beso.

    ResponderEliminar
  16. Pues no, Terry, no es por eso por lo que "preferí" volver. Como he dicho antes a Alfaro, fue por la soledad, no por que no me gustara ese siglo.
    En cuanto al poder, me parece que siempre ha estado más o menos monopolizado por alguna gran potencia. En el XIX creo que era Inglaterra la que hacía las veces de 'Tío Tom'. Y en otro siglo, el XVI (el de tu querido Don Quijote), cuando Carlos V y Felipe II, fue la misma España la acaparadora del poder.
    Siempre hay un 'mandamás', pero esos grandes detalles no son los que me motivan. Yo soy más bien amante de los pequeños detalles.

    Un saludo, don Terry.

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado como has convertido en palabras esa imgen, a menudo, así me sucede....Busco algo relacionado con el verano, y termino escribiendo algo sobre la antartida.....

    Abrazos.....

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Media Luna.

    Espero que tu nostalgia sea hacia el pasado y no hacia el futuro, porque si "te pierdes en la sombra de las antorchas"... ¡Nos quedamos sin internet! jeje.

    En esas últimas palabras, que no versos, es donde se concentra el sentimiento que cierra el círculo y espanta las sombras. Vienen a significar el reencuentro con uno mismo y con el mundo.
    Me alegra que te hayas parado en ellas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Amigo Erik, las palabras vinieron primero. O sea, primero la vivencia, luego las palabras que intentan expresarla, y más tarde la búsqueda de una imagen que encaje con el contenido. En ese orden. Siempre lo hago así, exceptuando alguna rara vez que me encuentro con una imagen especial, que me impacta y provoca lo demás.

    Si buscas imágenes del verano y terminas escribiendo sobre la Antártida, algo falla...
    A no ser que me quieras decir, indirectamente, que mi escrito no guarda relación con esa foto que he puesto, que yo creo que sí, que sí la tiene.
    Bueno, ya me lo dirás.

    Un saludo de mar, con el Imagine de John Lennon de fondo.

    ResponderEliminar
  20. Vaya, Antonio, claro que tiene relación....
    Quizás nada falla, o quizás sea demasiada la imaginación para plasmar lo visualizado.....

    Salu2ssss....

    ResponderEliminar
  21. Saint Michelle, pura mitología alquímica. Y aunque sé que nó, yo lo imagino llenos de templarios enfrentándose a las tropas de Felipe el Hermoso. Castalia podría también pertenecer al bosque de Scissy, casi tan mitológico como el Parnaso.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Esto, me pasa por retrasarme en leer amigo mío. Sorry.
    Y lo que le decía en la entrada de Nietzsche, eres un gótico irremediable y afortunadamente para los que te leemos.
    Yo viajo a menudo en el tiempo. Me gusta ir y volver...
    Un brazo.

    ResponderEliminar
  24. jajaja! y una pierna y un ojo, si hace falta... soy una petarda, no en vano me ha nominado Maritoñi al blog idem.

    ResponderEliminar
  25. Tienes razón Antonio, yo me había guiado por un charco sucio en medio de la calle y, no supe ver un hermoso reflejo de la luna.

    Gracias una vez más.

    ResponderEliminar
  26. No lo leí como un poema, no. Lo leí como un texto sin más, pero a veces la poesía se escapa por textos que no queremos que lo sean...Y tu forma de escribir a veces se aproxima a eso que llamamos poesía, no siempre, a veces.
    Lo único bueno que le veo al S.XIX es que por algo lo llamamos el Siglo de las Luces.
    En el pasado hay mucho bueno y mucho malo,
    y tienes razón, estar en un tiempo que no es el tuyo supondría estar sin los tuyos, y eso debe de ser duro.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  27. Quise dcir que por eso que tú dices, en parte, lo llamamos el S. de las Luces.

    ResponderEliminar
  28. Hola Antonio!
    Vamos a ver si ahora ya he aprendido a "fijar" mi Comentario por acá---
    No soy muy ducha con la electrónica, pero en cambio me identifico de lleno con el libro, el cuadreno, la estilográfica ( que en México denominamos pluma fuente) y la vela... No me hace falta nada más. Si no existe un ordenador, pues no queda otro remedio que la telepatía, la transmisión de las emociones a través del espacio y del tiempo. Sólo faltaría una música, alguna melodía para allanar el camino de la comunicación.
    FELICIDADES por el premio.
    Ah! Y Ya vi que subiste mi blog "Un Sueño", desde LetrasKiltras,
    ¡Gracias, amigo!
    Un beso desde el presente
    Liz

    ResponderEliminar
  29. No, no lo he visto como un poema, pienso que has descrito en este momento mi noche-madrugada, donde esas densas sombras, no dejan dormir, y por màs que trato no todo vuelve a su sitio :D

    Es grato viajar en el tiempo, a travèz de tus letras, y màs aùn en tus làminas!
    Buen dìa Antonio!!

    Besos y muchos màs.

    ResponderEliminar
  30. A mi me ha parecido una regresión...pero que el miedo ha cortado a destiempo. Y...¿sabes? la luna era testigo, en otra vida fuiste escritor, como en esta, ¿quién dijo que la historia no se repite?

    ResponderEliminar
  31. Hola es la primera vez que entro en tu blog y me parece muy interesante. Y no seas tan modesto. La poesia es tu compañera de camino. Saludos milagros

    ResponderEliminar
  32. Vaya hermoso viaje en el tiempo,Antonioo ^^

    muy interesante y bello.. ¿de cuál fumaste? xDDDDDDD

    eso fue un chiste jijij, si ya´se que fue malo, pero bueh....


    Un saludo,amigo n_n

    ResponderEliminar
  33. me encantan tus imagenes..
    pero sobre todo tus textos..
    estan marvillosos....
    sabes transportar...

    ResponderEliminar
  34. Hola, Cristal.

    1- Me gusta eso de "pura mitología alquímica", algo así es lo que siento cuando miro Saint Michel.

    2- (...)

    3- Con lo de "gótico" imagino que te refieres al arte gótico, espiritual y rico en formas, no a que sea un godo...
    Está muy bien tu brazo. Gracias.

    4- ¿Petarda? No es la idea que yo tengo de petarda, sino todo lo contrario. Para mí que eres una incomprendida, y la tal Maritoñi no te entiende.
    ¿De manera que hay un blog para petardos? Oh, oh...
    Gracias por la pierna, pero tiene reservado el derecho de admisión, y el ojo es personal e intransferible. A cada uno lo suyo. Yo con el brazo me conformo.

    Un a-brazo, amiga viajera del tiempo.

    ResponderEliminar
  35. Hola, Terry.

    ¿Un charco sucio? Pero si lo acababa de limpiar... jeje.

    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
  36. Lo estás arreglando, Alfaro, y no lo digo con segundas, todo lo contrario. Cada vez me gusta más cómo lo dices.
    Como dije, siempre me ha sonreido la poesía pero desde lejos. Digamos que llevo algo dentro y eso a veces trasluce, pero me falta la actitud necesaria para el poema. No sé, el silencio, la mente abierta para dejar que entren las palabras justas, la fórmula para sintetizar en una metáfora lo que se quiere transmitir...
    En fin, que mi carácter me impide ser poeta. Demasiado nervioso, demasiado torpe, demasiado impaciente.
    Umbral, por ejemplo, siempre arrastró esa frustración, y aunque escribía magistralmente en prosa, incluso en prosa poética, al poema desnudo le tenía mucho respeto.
    Yo estoy a dos mil kilómetros de Umbral, por lo menos, pero me pasa lo mismo con respecto al poema.

    Suena bien eso de 'Siglo de las Luces', pero la lástima es que de ahí surgió el Siglo de las Luces de Neón (léase XX) y posteriormente este Siglo de las Medias Luces, donde no es oro precisamente todo lo que reluce...

    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  37. Hola, Alfaro.

    El autor no ha podido eliminar esta entrada.

    (ni falta que le hace, porque al autor le encanta saludar)

    ResponderEliminar
  38. Hola, amiga Liz.

    Me gusta esa expresión de "pluma fuente".

    Te acabo de enviar un mensaje telepático. Avísame, por favor, cuando lo recibas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. Pues me alegro, Amanecer, porque de poema no tenía nada de nada.

    Tienes que vigilar eso de que no te vuelva todo a su sitio... Algo hay ahí que está desencajado, fuera de lugar. Mira a ver qué es y colócalo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  40. Hola, Bruja.

    ¿Una regresión? Puede que algo haya de eso, aunque estaba totalmente despierto.
    Lo de escritor en otra vida lo dudo mucho, porque si así fuera no tendría que haber ido de nuevo al colegio. A no ser por un grave bache de memoria.

    Un saludo brujeril.

    ResponderEliminar
  41. Hola, Milagros.

    Bienvenida a este rincón y gracias por tus palabras.
    Si es verdad eso que dices, intentaré a ver si la encuentro, a la poesía, para invitarla a tomar un café y charlar de los sueños imposibles.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Hola, Marcelo.

    Normalmente fumo tabaco negro, marca Coronas, en paquete blando.
    No creo que le hayan echado algo raro... Aunque nunca se sabe.

    Un saludo ^_^

    ResponderEliminar
  43. Gracias, Allek.

    Eso de "transportar" no es mérito mío, ni siquiera lo pienso cuando escribo; si tienes esa impresión será porque el tema del que hablo te llega.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. He quedado cautivado con muchos de los escritos de este blog tuyo. Sigo navegándote...

    ResponderEliminar
  45. Hola, Navegante.

    Gracias por navegar por este río de palabras.
    Yo acabo de hacer un rapidísimo vuelo rasante por tu sitio, y he visto cosas interesantes, como el tema dedicado a las utopías.
    Mi problema es el tiempo, y tú mismo confiesas que tus historias son largas, así que intentaré leerte en cuanto pueda; seguro que será un placer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar