Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 13 de febrero de 2009

Eigensinn



Obstinación

Una virtud hay que quiero mucho, una sola. Se llama obstinación. Todas las demás, sobre las que leemos en los libros y oímos hablar a los maestros, no me interesan tanto. En el fondo se podría englobar todo ese sinfín de virtudes que ha inventado el hombre en un solo nombre. Virtud es: obediencia. La cuestión es a quién se obedece. La obstinación también es obediencia. Todas las demás virtudes, tan apreciadas y ensalzadas, son obediencia a leyes dictadas por los hombres. Tan sólo la obstinación no pregunta por esas leyes. El que es obstinado obedece a otra ley, a una sola, absolutamente sagrada, a la ley que lleva en sí mismo, al "propio sentido". *

Hermann Hesse (1919)



* "Obstinación" en alemán es "Eigensinn", palabra compuesta que literalmente significa "propio sentido".
(Nota del traductor, Anton Dietrich)
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...


Este es uno de los primeros textos que leí de Hesse, allá en mi juventud, e inmediatamente me sentí identificado con sus palabras. No sólo porque palabras como esas eran fácilmente asimilables para un joven con espíritu rebelde e inconformista, como era mi caso, sino porque en verdad sentía que había dentro de mí algo como una llamada, una ley interior que debía seguir contra viento y marea, si quería que mi vida tuviera un sentido. No cualquier sentido, sino el mío.
Esto, por supuesto, no formaba parte, en absoluto, de un plan racional cuyo objeto fuera revestir a mi vida de importancia y encontrar un sitio en el mundo. A mí, antes como ahora, me interesaba muy poco la tabla de valores de la sociedad. Mi único interés estaba, y está, en seguir en la medida de lo posible a esa voz interior, en cumplir su ley, que es la mía.
Tiene esto mucho que ver, o todo, con lo que se comentó aquí hace poco sobre el "tirano interior", que mencionaba Nietzsche. La única diferencia es que para mí no se trata de ningún tirano, sino de mi mejor amigo. Un amigo algo duro de pelar y bastante exigente en ciertos momentos, pero, en definitiva, mi mejor amigo.
Y tengo que confesar que no hay cosa que me produzca más alegría en esta vida que conseguir que mi amigo sonría, lo cual no es precisamente tarea fácil.

Aprovecho la cita y mi comentario para poner un vídeo que he encontrado en la red, dedicado a Hesse, con fotos y música. Nunca está de más para mí homenajear al querido tío Hermann.

AC. (13 de febrero, 2009)



_____________________________________

- Hermann Hesse

- "Sein Leben in Bildern"

(Su vida en imágenes)

20 comentarios:

  1. Querido Antonio, amigo estepario.
    Mi amigo interior(que a veces es tirano),obedece la ley del tío Hermann.
    También ese escrito fue de los primeros en llegar a mí, allá, por mis diecisiete,y me hizo saber que yo no nadaba contra la corriente (al menos, no lo hacía sola).Y hoy lo corroboro,desde tu cuaderno nocturno.

    Te dejo un gran beso!
    (y no está el video, o el link, o desde mi zigurat no lo veo...)

    ResponderEliminar
  2. Hola, amiga Silvia.
    Perdona, ha habido un error, pero ya está arreglado, ya puedes ver el vídeo.
    Espero que te guste.

    Un beso.

    Pd.: Déjame decirte que tienes una letra preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Antonio:
    Una delicia profunda siempre, leer a Hermann Hesse. Hay una resonancia interior cuando uno entra en contacto con ese majestuoso y magnánimo espíritu.

    Nos remite más atrás esto que declara del "sentido propio", que traduces como obstinación: me hizo pensar en Sócrates, con su "conócete a ti mismo". Pues en la medida en que uno se conozca más y mejor, podrá seguir su dictado interno con mayor eficiencia.

    Ah! Y es una maravilla ese video que nos facilitas sobre su vida y obra. ¡Gracias!
    Más adelante, en ese mismo video, apareció otro en donde le preguntaron qué era lo´más importante en la vida, y Hesse respondió, citando a Confucio, lo siguiente:
    "LEALTAD A SI MISMO Y BONDAD HACIA LOS DEMÁS".

    Precioso, todo.
    Un gran abrazo, amigo.
    Liz

    ResponderEliminar
  4. Al igual que vosotros, yo también leí a Hermann Hesse cuando era adolescente buscando esa profundidad que necesitas para llenar tu alma de vida interior,como dices. Muy bueno el vídeo. Carmen.

    ResponderEliminar
  5. Antonio, no cabe duda que recoges el testigo de la sensibilidad Hermann Hesse, ahora tienes la responsabilidad de recogida esa semilla, sembrarla y multiplicarla como buen jardinero de palabras.

    Saludos nuevamente.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, Antonio!

    Te dejo un gran beso.



    "El que quiere nacer, tiene que romper un mundo"-Damien-Hermann Hesse

    ResponderEliminar
  7. Saludos, Antonio. Curioso. Me llama la atención este post tuyo. Hace unos días escribí algo para mi blog sobre Hesse y concretamente sobre esta obra que mencionas. Al final no lo colgué porque me pareció tremendamente largo para encasquetarlo en una bitácora.
    Lo primero que leí de Hesse fue Obstinación. Incluso antes que Siddharta, que en la época de la cual hablas era la más conocida. Adivino que tú y yo somos de la misma quinta. Me atrevería a afirmar que del mismo año.
    Desde luego y sin quererlo hago mías cada una de las palabras y sensaciones tuyas. Aquella vocecita interior también ha quedado suspendida en mí, para siempre. Felizmente.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro, Liz.

    Este Hermann siempre juntando espíritus afines...

    Lo de 'Eigensinn' por 'Obstinación' no es traducción mía, es de Anton Dietrich; y además lo pone así en el diccionario.

    Sobre lo de Sócrates, me gustaría decirte algo con lo que no estoy de acuerdo, pero sería muy largo, y si quieres lo haré en otro momento. Sólo decir que hay una diferencia importante entre "conócete a tí mismo" (el lema socrático) y "conocerse más allá de sí mismo". Recuerda el "Self" de Jung...

    No he visto ese otro vídeo de Hesse. Lo buscaré.

    Un abrazo, Liz.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Carmen.

    La primera vez que leí a Hesse tendría unos 17 años. Hoy le sigo leyendo, porque su obra me parece inagotable y llena de buenos tesoros.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Amigo Terry, me pones en un brete...
    ¿Yo recogiendo el testigo de la sensibilidad de Hermann Hesse? ¿yo responsable de sembrar esa semilla y multiplicarla?
    Para empezar, yo no soy nadie para hacer esas cosas. Ya me gustaría, pero me falta altura y profundidad.
    A lo que quizá sí llego es a "jardinero de palabras", pero mi jardín es muy pequeño y mis flores minúsculas. Hesse es todo un bosque de montaña y no cabe en mi jardín.
    Yo me limito a hacer de mensajero y a recordar su gran obra, para los que le leyeron y le han olvidado, y para los que no le conocen bien.

    Un saludo, Terry, recogedor del testigo cervantino.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro, Silvia.

    Lo de 'romper un mundo' lo hago todas las noches, te lo aseguro. Es incontable el número de mundos que he roto ya, pero aún así el pájaro no termina de salir del cascarón...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Qué curioso, Daniel, lo que comentas. Va a ser verdad la teoría aquella de Jung sobre la sincronicidad.
    Me gustaría mucho leer esa entrada tuya, aunque fuera resumida o recortada.

    Qué bien que continues escuchando esa voz.

    Un saludo, compañero.

    ResponderEliminar
  13. La obstinación también puede ser una virtud: tenacidad.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí, querido amigo, Antonio:
    Me encantaría abundar sobre esa cuestión del "self",pues Jung es otro de mis totems sagrados.

    Yo nunca dije que fueran lo mismo el Eigensinn y el lema socrático, sólo que el conocerse a si mismo es fundamental para luego ir más allá, más allá del si-mismo.
    De todos modos, no soy filósofa ni mucho menos...ni siquiera lo pretendo. "Sólo sé que nada sé", y por ello me gusta tanto entrar en esta Página, en donde hay tanto y tanto por descubrir y aprender.

    Te mando un beso multicolor, como la escala musical.
    Liz

    ResponderEliminar
  15. Confieso que últimamente tengo bastante olvidadas las disquisiciones filosóficas de aquellos primeros años de facultad .Leí no hace mucho Peter Camenzid, y en general me cuesta releer aquellos libros de Alianza, de papel amarillento y letra pequeña, que me acompañaban en los trayectos en Metro, y que hoy se me resisten, aún con gafas.
    No obstante son temas que me apasionan y disfruto con tus entradas. Siento que los jóvenes de hoy encuentren la filosofía como algo inútil.
    ¿Habrán, también, dejado de hacerse las preguntas fundamentales que nosotros aprendimos a hacernos a través de la filososía?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Entendido, Liz.
    Creía que confundías ambas cosas.

    Gracias por tu beso de colores.

    ResponderEliminar
  17. Peter Camenzind es el libro que le hizo famoso, pero es flojo en comparación con otros. Al propio Hesse no le hacía mucha gracia recordarlo. Es una novela grata de leer, con muchas imágenes románticas, pero el auténtico Hesse vendría después.

    ¿Los jóvenes de hoy encuentran que la filosofía es inútil?
    Quizá se refieran a que es un tostón leer los libros académicos y clásicos, que terminan confundiendo, pero espero que sigan haciéndose esas preguntas básicas, porque si no 'apañado' iba a ir este mundo con gente que cree saberlo todo...

    Esther, ¿hablas de la facultad en pasado, de aquellos libros de AE ya amarillos y dices que usas gafas?
    Es curioso, te imaginaba joven...

    La culpa la tienen tus letras bajo las estrellas, que están llenas de ilusión y de fuerza. Para mí que tienes veintitantos, jeje.

    Un abrazo, madura de corazón joven.

    ResponderEliminar
  18. Sean, pues, veintitantos...Aunque nací en la mitad de la década de los 50, lo cierto es que la edad que creías es la que tengo en mi interior, así que lo de gafas para leer es lógico, cada vez tengo que retirarme más los libros, y los brazos no dan más de sí, así que...gafas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. y cuál es tu misión Antonio?

    q paso has dado? se puede llegar a los 51 años con obstinación tatuado en la piel y llevar una vida reflexiva sin que tu tirano te mate?

    Expresar y compartir inquietudes es suficiente?

    La gente esta dormida y no lo sabe. Tú lo sabes pero sigues dormido? que haces antonio? que haces?

    puede uno realizar su misión sin claverse en una hermosa cruz? puedes olvidarla sin que tu tirano te mate?

    Se puede vivir con la sensación de estar a punto? Casi a punto?

    ResponderEliminar
  20. Señor Anónimo.
    He considerado que su comentario merecía una respuesta más amplia, así que le dedico una nueva entrada, titulada así, "Anónimo", como su no-nombre indica.
    Algunas cosas no le gustarán y quizá otras sí. En cualquier caso, creo que debe leerla, ya que va dirigida a usted.

    Un saludo.

    ResponderEliminar