Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 28 de febrero de 2009

Destellos en la noche




DESTELLOS EN LA NOCHE


    No, no se trata del título de una película... Esta es la segunda "respuesta a Cristal"; porque esta amiga, Cristalook, volvió hace unos días a dejar aquí un comentario de los suyos, desafiando las leyes de la gravedad y haciendo temblar los cimientos de la blogosfera. Y yo, profano y aprendiz, pero lleno de curiosidad ante cualquier brillo que se precie, me veo en la gustosa obligación de darle una respuesta.
Por si alguien no ha leído su texto, que apareció y sigue en la sección de comentarios de la primera "Respuesta", me permito reproducirlo aquí de nuevo casi íntegro, aparte de porque no tiene desperdicio, para que se vea claramente el sentido de este título. Porque, efectivamente, los destellos en la noche son de Cristal...

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 


    La cita, es en efecto del Tractat, y hace referencia –tal como dices- a ese tema tan recurrente en Hesse de la polaridad Naturaleza- Espíritu. Pero es que toda su álgebra simbólica, el agua, el Buda, el Teatro mágico, el río, los Inmortales, el Juego de abalorios, la idea de la Virgen o la Madre Universal, etc… está imbuida de esa dualidad. Va en busca –siempre y sólo en mi opinión- de una ética y de unos valores que armonicen lo espiritual con lo mundano. La mediocridad, o la trivialidad con la profundidad y lo auténtico. -A eso me refiero cuando digo que “aparentemente” deja poco margen...- pero en realidad, en esa lucha permanente está lejos del moralismo del Dios ha muerto de Nietzsche. Hesse, por el contrario, busca en el “otro” una complementaridad que nos falta. Hay un culto a la amistad subyacente en toda su obra… Una posibilidad de “salvación” que no veo en el amigo Friederich -Tú mismo citas un buen ejemplo con el Klingsor- Aunque también en toda su obra de una forma u otra siempre flota el fantasma del pesimismo y la muerte, planteada siempre en forma de suicidio… prácticamente en todos sus personajes. –es ahí donde le veo viajando del existencialismo al nihilismo- En el fondo, y si utilizamos un lenguaje “común” un romántico solitario que roza el misticismo. Al fin y al cabo, el romanticismo, en sus cotas más elevadas, no deja de ser una especie de misticismo.
    Apuntas, que sería interesante saber qué entiendo por existencialismo y por nihilismo. Tampoco yo soy una experta en el tema, es probable incluso, que me acerque de forma muy abierta y descarada a la filosofía, quizás demasiado a mi aire. Y no sería extraño que cualquier “intelectual” se llevase las manos a la cabeza con mis interpretaciones del tema. Pero te diré lo que entiendo por ambos conceptos.
    En cuanto al primero, creo andar más cerca de Sartre que de Heidegger. El existencialismo, no es más que un nihilismo positivo (o perfecto) en el sentido “Sartriano”. Somos nosotros los que creamos los valores con nuestras acciones individuales (algo muy contemplado en la mística Oriental, tan cercana a Hesse y a Buda). ”Todos y cada uno somos el resto del mundo”. Y aunque el contenido de la moral sea variable, según las culturas, no deja de haber una cierta “Moral Universal” que nos incumbe a todos. Pero es “algo” siempre gestado desde la libertad y no desde una moral establecida. Lo que no deja de ser una afirmación de la ambigüedad y el relativismo.
    Y en cuanto al Nihilismo, todos, Nietzsche, Ciorán etc… comen de la misma mano… del padre de todos los “pesimistas” Schopenhauer… La vida siempre acaba en dolor e irracionalidad…. No existe la esperanza, ni la utopía… Dios ha muerto. Hay una crítica a todo lo establecido, parta de donde parta, religión, política… familia … convenciones sociales etc… que están también en el origen del existencialismo.
Para mí, como ves, andan cercanos ambos pensamientos. Y creo que tío Hermann también lo cree… Pero creer es tan sólo un acto de fe. Algo lejano a ambas filosofías, o no… Tengo una clara tendencia al Sofismo, lo sé.
    En cuanto a la mediocridad, tienes razón, realmente me expliqué fatal.
    A ver:
    Digo que es loable huir (huir no es combatir) de ella, en un sentido ideal. Porque pienso que es un empeño inútil… como querer escapar de la lluvia, siempre hay un día en que nos atrapa. Sólo unos cuantos escogidos están fuera de su alcance, el resto, el común de los mortales, deberíamos aprender a vivir con ella sin más. Para mí, ése, es el único heroísmo, aceptar las propias limitaciones. Te diría incluso que el concepto de “heroísmo” me resulta un tanto sospechoso. No me gustan los héroes. No creo en fomentar ningún tipo de élites. Pienso como una de tus comentaristas, mi buena amiga Gárgola… (que bien resume la jodía) dice:
“Hace falta una gran humildad para reconocer lo poco que hemos llegado a saber y lo mucho que jamás sabremos. Los filósofos, (los héroes, los intelectuales) a veces se exceden en la soberbia. Si fuéramos constantemente profundos y coherentes. Ahí sí que nos enfermaríamos”.
    En cuanto a luchar contra viento y marea a sabiendas de que no se va a ganar la batalla… pues mira, es una opción… pero me parece igual de válido y valiente lo contrario. Tan sabio me parece el que lucha por su vida, como el que decide (sus motivos tendrá) dejar de hacerlo… Al fin y al cabo tanto Héctor como Aquiles tuvieron el mismo fin… que tendremos todos. Ya te advertí en mi primer comentario, que mi naturaleza cavilosa, no me lleva hacia la “esperanza” precisamente…
    A esto me refería cuando dije que disentía, en cuanto al tema de la mediocridad. Supongo, que cada uno defiende el lugar donde se instala ¿verdad?. Está bien hablar, debatir, polemizar etc… como un “divertimento” que no es poco… pero como la canción, sólo son parole, parole, parole… ya sabes, “total, paná”. Por eso, sigo creyendo que se las lleva el viento, por más escritas que anden amigo mío. Todo tipo de discusiones, por más elevadas que nos parezcan, y más placer que nos proporcionen, acaban por ser igual de baldías que la disertación sobre la “decoración del jardín” que te citaba en mi primer comentario.
Bueno, espero haber dado respuesta y haber aportado algo más de claridad a tus dudas con respecto a mi comentario. Aunque seguro que con tu lupa encontrarás de nuevo mi inevitable torpeza.
En todo caso, todo un placer utilizar las palabras, por más que se las lleve el viento, para comunicarme de nuevo contigo.
    Un abrazo Antonio.

Cristalook. (19 de febrero, 2009)

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...


    Amiga Cristal, me dejas pensando... Por supuesto, no tenía ninguna respuesta "preparada", no soy de los que preparan las cosas, prefiero "dejarme llevar" por el momento y que salga lo que quiera, porque si algo hay algo saldrá. Y me dejas pensando en la diferencia, al menos aparente, que existe entre tú y yo. En principio creo que debo aclarar una cosa: mi "filosofía" es sólo eso, un amor hacia esa dama esquiva y muchas veces incomprensible, pero fascinante y seductora, llamada Sofía. Te confieso que no he leído a Sartre ni a Heidegger, y del viejo Schopenhauer tan sólo algunos aforismos, como aquel de... "La pluma es al pensar lo que el bastón al caminar. El caminar más ligero se realiza sin bastón, y el pensar más perfecto, sin pluma. Pero cuando uno empieza a hacerse viejo usa de buena gana tanto el bastón como la pluma."     Fuera de esto y de otras muchas lecturas menos filosóficas, podría definir mi "filosofía" como el resultado de tres cosas: respiración, mirada y movimiento. Es decir, vida. Lo que esas tres cosas hagan conforma la base de mi filosofía, y no siempre hacen lo mismo de un día para otro... Se podría decir que mi conocimiento, o   desconocimiento, es sólo el resultado de mi respuesta vital. No concibo que haya otro. Y creo que esto es extensible a todo ser humano, sienta y piense en el nivel que sea, y haya leído o no.
    De acuerdo con esto te digo lo siguiente:
    La diferencia que antes aludía es que yo sigo caminando sobre la fina línea de un pensamiento vivo, que respira, mira y se mueve al compás del universo, es decir, del universo según lo respiro, miro y me provoca movimiento día a día. No digo que tú no lo hagas también así, ¡seguro que sí! Me refiero a que tus palabras, las que has usado esta vez, están "cargadas" de un conocimiento aprendido, pensado, "cavilado" y asumido. Un conocimiento rico y profundo, pero cerrado. De esta manera podemos hablar con propiedad de existencialismo, de nihilismo o de cualquier otro "ismo", pero ¿en qué estrato está esa propiedad?... Ese dios representaba una determinada moral, y ya no existe, luego la moral es libre. Vale, ¿pero qué era ese dios en realidad? ¿por qué alguien que piensa proclama que ha muerto? ¿Y por qué ha muerto, si es que lo ha hecho? Además, amiga, ¿qué nos importa hoy de qué mano comieron Schopenhauer, Nietzsche o Ciorán? No son más que datos. ¿Qué importancia tiene, aparte de escuchar las voces de otros que se atrevieron a sentir y a pensar profunda e intensamente? Lo único importante de verdad es la vida, el aquí y el ahora, y ésta no está solamente en los libros. Eso tan manido de "todo está en los libros" es sólo una verdad a medias, muy a medias. Si así fuera, Hölderlin no se hubiese vuelto loco, le hubiera bastado con su "Hiperión" para volar por encima de cualquier nube, y todos sabemos que no fue así.
    Tienes, desde luego, tu gran parte de razón cuando dices que a las palabras se las lleva el viento. Y sobre éstas que ahora escribo yo mismo soplaré para que vuelen, en cuanto termine.
Por cierto, nunca dejaré de asombrarme de la cantidad infinita de combinaciones que son posibles con sólo veintitrés consonantes y cinco vocales.

    Te ruego, amiga Cristal (y esto de "amiga" lo digo con toda sinceridad), que no tomes mis palabras, las que ahora uso, como una crítica negativa, porque en absoluto lo son. ¡Ojalá hubiera muchas más como tú en este mundo de locos! Entiende que lo dicho va hacia un sitio concreto, y éste es que el pensamiento, el espíritu sigue jugando al escondite con el alma, porque se quieren mucho y les divierte jugar juntos. La esencia misma de la vida está presente en ese juego. Y creo que es un error considerar a la vida como algo "hecho", como algo definido, concluido y ya reflejado en los libros de historia, de cualquier historia. Lo que hicieron todos esos pensadores tan respetables y apreciados fue nada más, y nada menos, que intentar aproximarse, rozar, alguna vez, con los dedos el umbral del misterio. Pero ese misterio sigue tan vivo como siempre, y su vuelo continuo es como el del dragón... ¿Quién sabe cómo vuela un dragón?
    Hay unas palabras tuyas que contienen la clave: "Somos nosotros quienes creamos los valores con nuestras acciones individuales". Exactamente, amiga: somos nosotros. Así pues, dejemos un poco de lado lo que otros crearon, y sigamos creando. En ese "crear" están todas las respuestas.

    Yo, como decía, estoy aún sobre la fina línea de un pensamiento vivo, sobre un difícil "filo de navaja" que intenta abrir una brecha entre los mundos. Esto que suena tan aparatoso no es más que el intento de este "pobre hombre", como me llamaba hace poco la en principio anónima Carmen Inclán, de arañar las sombras, para ver, en la medida de lo posible, lo que hay al otro lado... Está bien mirar a la noble estatua, contemplar su perfección y belleza, pero ¿qué hay de la sombra? ¿No tiene ella también derecho a ser contemplada, escudriñada, incluso a ser desvelada, iluminada, traspasada?
    Esto tiene que ver con lo que defino como "magia".
    Y ¿qué es magia? Con esa palabra tan usada, tan mal usada, pero cuyo brillo me sigue atrayendo, quiero denominar a la relación directa entre el ser y la vida. Y cuando digo "ser" quiero decir el individuo, la persona, aislada o no, que consta de un cuerpo con cinco sentidos. No tengo ni idea de si este ser es el "ontológico" de los filósofos o no, yo sólo me refiero a lo que he dicho.
    Y bueno, este ser, tú, yo, está vivo, obviamente, pero tiene un grave problema: no sabe vivir. Y está lleno de preguntas al respecto, porque quiere saber, necesita saber. Aunque, la verdad, esto último se da sólo en ciertos seres que podemos llamar "inquisitivos", porque la inmensa mayoría lo tiene todo muy claro desde el principio.

    Que tú, Cristal, te definieras en una ocasión como "una pesimista con esperanza" (creo que fue más o menos así), significa que lo que la experiencia te ha enseñado es que éste es un mundo cerrado y sin soluciones, que se puede seguir luchando para mejorar algo, pero que, básicamente, el ser humano no tiene remedio. Pero a esto le agregas lo de "la esperanza", dejando una ventana abierta a lo que parece imposible, y eso es porque tu ser interior, tu alma (Alfaro me va a regañar), se resiste a dejarse vencer por una realidad que no puede ni quiere admitir. ¿Y por qué esto? Aquí es donde entra en juego lo que llamo "magia"...
    Por un lado está nuestra experiencia, lo que la vida propia, personal, nos ha mostrado, facetas buenas o malas que configuran nuestra visión de lo que es la misma vida y el mundo en que se desarrolla, pero "algo" dentro nuestro sabe otras cosas... Hay una relación directa con el corazón de la vida, inconsciente o no, por algo tan simple y tan obvio como que somos parte de ella.
    Y ocurre que en ciertos raros momentos, nuestro ser es capaz de olvidarse de su experiencia, buena o mala, y sentir lo que hay al otro lado. Sentirlo y vivirlo es lo mismo. Y los sueños son muchas veces "puertas" abiertas que comunican, ventanas hacia una visión más entera de la realidad. Pero no siempre hacen falta los sueños, algunas veces es suficiente con un poco de silencio.
    Por el "otro lado" me quiero referir a lo que hay más allá de nuestra esfera personal, de nuestra obligada visión egocéntrica de las cosas. O sea, a mucho.

    Estar siempre atento a este tipo de cosas es lo que yo entiendo por "huir" de la mediocridad, independientemente de lo que se haga o deje de hacer. La mediocridad es equivalente a la ceguera. Y si es una mediocridad voluntaria, además de ciega es culpable. Para mí el "héroe" es precisamente el que lucha por guardar estas cosas, contra viento y marea; y no lo hace por figurar como héroe, sino porque no puede actuar de otra forma, ni quiere. Es héroe porque es obstinado, fiel a su propio sentido, como decía el amigo Hesse. Ante él se levanta nada menos que toda una imposible montaña, o todo un mar absurdo lleno de conflictos insolubles, un mundo vacío y contrario, pero él lucha por traspasar esa barrera, lucha por salvar su visión de las garras implacables de la mediocridad.

    Aplaudes las palabras de la amiga Gárgola, yo también. Recordémoslas: "Hace falta una gran humildad para reconocer lo poco que hemos llegado a saber y lo mucho que jamás sabremos. Los filósofos (los héroes, los intelectuales), a veces se exceden en la soberbia. Si fuéramos constantemente profundos y coherentes... Ahí sí que nos enfermaríamos."
    Me da la impresión de que Gárgola tiene a Nietzsche en mente cuando habla de soberbia, y quizá a otros... Bien, sólo quiero añadir que los héroes a los que me refiero no se exceden, no está en su ánimo conquistar ninguna estrella, son humildes y cabales, en ese sentido de reconocer sus limitaciones -¿quiénes son ellos para descifrar el misterio del universo?-, pero sí son muy celosos de su pequeño secreto, de su mínimo puente, de ese aire distinto que a veces se cuela por su ventana... Los héroes, los pequeños héroes a los que me refiero no son tampoco "constantemente profundos y coherentes", aunque les gustaría, y no lo son por su calidad de humanos, por no ser dioses. Son sólo humanos que sienten y sueñan, sólo eso, y no pretenden ser otra cosa. Pero me atrevo a aventurar que ser profundo y coherente no es tan duro como lo pintan, y no sería motivo de enfermedad alguna, más bien al contrario. Mi imagen de lo que sería un sabio, la que tengo idealizada, se acerca mucho más a la lúdica alegría de un niño que a la seria gravedad de un dios.
Dejemos a los dioses en sus cielos y a los héroes en sus batallas, y nosotros limitémonos a estar atentos, con las ventanas abiertas, por si acaso pasara volando el dragón, ese que siempre pasa pero casi nunca vemos, porque casi siempre nos pilla haciendo otras cosas...

    ¿Parole, parole, amiga Cristal? Seguramente sí, pero aunque ahora sople sobre ellas para dispersarlas, como hojas de otoño, siento que algo dentro de mí sonríe.

    Un abrazo, amiga de destellos.


Antonio H. Martín
(28 de febrero, 2009)



25 comentarios:

  1. "...el espíritu juega con el alma..."
    siempre pensé que eran la misma cosa, yo que soy más bien corpórea, de materia, me ha llamado la atención esa frase.
    Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras me han traìdo a la memoria, a un gran amigo, el cual con su paciencia, me hizo ver, que lo importante es vivir la vida, en cada una de sus etapas, y aprender de ella lo mejor... tambièn el decìa, el ser humano debe guardar sus valores, luchar por ellos y conservarlos.

    Y yo te digo, gracias por dejar abierta tu ventana, para poder entrar, y leer tu cuaderno.

    Besos y muchos màs.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas tardes, amiga Alfaro.
    No soy entendido en filosofías, pero creo que "espíritu" se le llama al pensamiento, al ideal humano, al horizonte que se supone llama al hombre a mejorarse y así mejorar el mundo. Y "alma"..., alma es la matriz de dónde todo surge, alma es el sentimiento, la madre, el juego de luces y sombras que covenimos en llamar "vida", el origen y la casa, la pradera, el río, la montaña y el sueño.
    Dentro de esa gran casa hay un huésped llamado "espíritu", que intenta poner la casa en orden; según él, buenamente, lo vaya entendiendo.
    Bueno, es una burda explicación, pero es todo lo que ahora se me ocurre.

    Un saludo anímico y espiritual (ahora están jugando).

    Pd.- Yo también soy corpóreo, y tengo dedos para teclear, porque si no...

    ResponderEliminar
  4. Decía muy bien tu amigo, Amanecer.
    Creo que esa lucha es la que más merece la pena llevar a cabo. De hecho, creo que es lo único que merece la pena. La vida constantemente nos está regalando cosas, sólo hace falta estar despiertos para darse cuenta.
    Pero, ten presente una cosa: los "valores" no son trofeos que se deban guardar, algo conseguido y conservado; lo que los hace "valiosos" es que sean vividos, no sólo ayer o anteayer, sino hoy y siempre.
    Cada vez que olvidamos algo bueno y hermoso, un logro de nuestra conciencia, sólo porque ya lo tenemos en nuestra colección de premios, en nuesta vitrina de recuerdos, ese algo poco a poco desaparece. Así que ¡nada de vitrinas! Los valores sólo valen si caminan con nosotros día a día, momento a momento.

    Gracias a ti, Amanecer, por entrar, leer y comprender.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. ....con las ventanas abiertas por si acaso pasara algún dragón...así me gustaría vivir y a ser posible crear.
    Interesante lo que has escrito, me gusta tu filosofía, la parte vital, creativa....la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. "Pero ese misterio sigue tan vivo como siempre, y su vuelo continuo es como el del dragón... ¿Quién sabe cómo vuela un dragón?...

    ...limitémonos a estar atentos, con las ventanas abiertas, por si acaso pasara volando el dragón, ese que siempre pasa pero casi nunca vemos..."


    Rosa.

    Una rosa es una rosa.

    ¡¡¡Ay!!!

    ¿Quién siente el dolor de sus espinas?

    No es un objeto.
    No es nada que se pueda pensar,
    añadir o nombrar.
    No es nada de lo que nos podamos alejar.
    En el ir, en el venir,
    ni va ni viene.

    Ah, el Dragón...

    Rosa
    ¡¡¡Ay!!!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Amigo Antonio, a riesgo de hacerme pesada o resultar la típica "falsa modesta" te diré que me has vuelto a sorprender. Que tú precisamente, escojas mis comentarios como referente de algo, para mí, es un halago inesperado que me complace, y mucho. Muchísimas gracias de nuevo por tu atención.
    Lo he leido ya un par de veces y volveré a leerlo de nuevo sin duda. No sé si resultaremos pesados y pasados con nuestras "conversaciones en la cumbre", pero algo habrá que añadir... Lo que es seguro es que a mi me está resultando entretenido en superlativo.
    De momento ya he visto un par de "cosillas" así que volveré con más tiempo y hablamos O.K.?
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Dejare mi ventana abierta y esperare al dragón para montar sobre sus enorme alas
    Y volar volar como la canción mirar hacia abajo y ver las pequeñeces de la vida bajar y vivir.
    Un beso desde un rincón de mi entorno

    ResponderEliminar
  9. Querido Antonio (y querida Cristal00k también).
    Lo que ambos demuestran en sus magníficas posturas es que somos seres duales, en un eterno péndulo entre pensar y actuar, pensar y ser, pensar y crear,pensar y creer.Sea cual sea la postura filosófica sobre la que nos apoyemos.Y pienso, además, que en nuestra memoria genética, o más bien, en nuestro incosciente colectivo,como me enseñó Jung, están las semillas de todas las vidas, de todas las filosofías y sus corrientes,de ahí, nuestra eterna dualidad, nos guste o no.
    Estoy de acuerdo con Cristal en su apreciación sobre Hesse y Nietzche, Sartre y Heidegger.
    Y estoy de acuerdo con vos, Antonio, en cuanto a la lucha diaria contra la mediocridad, aunque a veces me sienta peleando contra los molinos.
    Duales somos,y que viva la dualidad, y que viva la diferencia, si sirve para este debate enriquecedor que nada tiene que ver con un combate entre semidioses.
    Y me iba a poner a hablar (escribir) sobre la utopía y su muerte, pero mejor lo dejo para alguna otra vez.Yo empezaría aquí con enrosques filosófico literarios, y no creo que correspondan al tema tratado.
    Y bien, desde el sur del mundo, donde, debido a mi dualidad, a veces me da vergüenza sembrar palabras mientras a mi lado la gente se enfrenta en lucha de pobres contra pobres y los niños mueren de desnutrición,les dejo éste, mi humilde comentario.
    Y saludo a ambos, gozosa de haberlos conocido!
    Un gran abrazo!

    (Nunca ví volar un dragón, pero conozco muy bien el vuelo de las mariposas y de las magnolias.Estaré muy atenta, por si pasa alguno).

    ResponderEliminar
  10. Bueno, creo que básicamente este post es un intercambio de ideas entre Cristal y tú, Antonio, y primordialmente estoy de acuerdo con lo que exponéis ambos.

    Si se me permite, opino, a bote pronto y sin pensar demasiado profundamente en el tema.
    En particular, si Dios ya ha muerto o no, me trae sin cuidado. Juzgo, de forma subjetiva, que las religiones y creencias sólo sirven para inventar una esperanza en el más allá y aliviar nuestra desazón y nuestro miedo aquí.
    Si abrazamos el nihilismo pesimista, podemos vivir amargados o alimentar una confianza solo válida para el tiempo fijado para nuestra existencia. Que no es poco.

    Si nos decantamos por el budismo, -por ejemplo- es negar el mundo y construir y disfrutar estrictamente de nuestro espíritu. Esto es arduamente difícil, porque choca contra la esperanza del existencialismo positivista, que es la esencia de un optimismo – aunque acotado- que nos haga sentir medianamente felices, y por ello, queriendo o no, considero que todos despreciamos el anacoretismo que podría llevarnos a estados más narcóticos, que la propia alegría de vivir este pequeño santiamén. La idea de aprovechar nuestros minutos es el de apostar por nuestros sentidos y gozar de la carne, el demonio y el mundo. Sea o no reconocido.

    Basarse en la idea de la Madre Tierra o en la Diosa Abraxas que nos hablaba el tío Hermann, en la unidad de un todo, no es un postulado que desprecie ni combata. Pero si me aferro a ello, tampoco me sirve de mucho, dado que soy de los que entiendo, que en esto existe una coincidencia universal interconectada pero en ningún caso autónomamente individual. Y al fin y al cabo pienso que la putada es haber devenido en hombre, que mientras no se demuestre lo contrario, es el único – por mutación o enfermedad- que se plantea el “yo”, incluso ante la imposibilidad de llamarse “yo”.

    Todo se lo lleva el viento. La voz humana dura unos segundos. Las palabras poco más. No obstante sirven para un lapso. Como la vida humana, que es solo para un rato.

    Como dije antes, solo es un parecer a priori. Ya sabrás corregirme si procede. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Lunaazul, me parece estupendo que dejes tu ventana abierta.
    Y ten en cuenta una cosa: no sabemos en realidad como es un dragón ni cómo vuela...
    Pero seguro que si la ventana está abierta lo veremos pasar.
    La ventana es la mente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Wuwei, ¿eso es una canción o un poema tuyo?
    De todas formas, muchas gracias.
    Has dejado aquí una buena imagen del Tao.

    Un abrazo, nuevo amigo.

    ResponderEliminar
  13. Te dejo un beso en tu blog y un premio en el mío…

    ResponderEliminar
  14. Querido Antonio, no era exactamente un poema: intentaba ser un dedo apuntando al centro del Ser de una rosa, de quien ve una rosa o se pincha con sus espinas, de todo...
    O, siguiendo lo que decías, un dedo apuntando al Dragón.

    :O)

    ResponderEliminar
  15. Por varias razones me voy a limitar a leer, a empaparme de la postura de ambos, a disfrutarlas y a asimilar todo lo que pueda de cada una de ellas.

    Puede sonar a "peloteo"... ¡me importa un comino!... os adoro a los dos. Adelante pues!!!

    Besos para ambos.

    ResponderEliminar
  16. De acuerdo, Cristal, si quieres seguiremos con nuestras "conversaciones en la cumbre", jeje.
    "Escojo" tus comentarios como referente, porque son siempre un buen manojo de flores que no me gustaría que pasara desapercibido.
    ¿Sólo has visto un par de "cosillas"? Yo he visto media docena. Ocurre que uno escribe de 'corrido', sin plan ninguno, y en esta ventanita, y aún cuando en el momento de hacerlo crea que está todo bien dicho, al leerlo se da cuenta de multitud de errores... Pero, bueno, tampoco uno es ningún profesional, ni tiene por qué serlo, dado que se trata de un diálogo amistoso, nada más.
    En tu nuevo comentario volverás a brillar en la noche, sin duda alguna, pero recuerda aquello que el maestro Gotama le dijo una vez al joven Sidharta...
    Por supuesto, ni yo soy Gotama ni tú Sidharta, ¡jajaja! (o viceversa), pero creo que el cuento es igualmente aplicable.

    Un abrazo, brillante Cristal.

    ResponderEliminar
  17. Muy buena actitud la tuya, Marina, y además valiente, porque ¿quién sabe como se ve la vida desde las alas de un dragón?
    De todas maneras, seguro que es un buen vuelo, enriquecedor, y que puede enseñarnos muy buenas cosas.

    Te envío un beso a través de la ventana (yo también la tengo abierta).

    ResponderEliminar
  18. Tienes mucha razón, Silvia, somos seres duales, incluso más que eso: somos múltiples. Pero ¿por qué iba a ser de otra manera? Todo en la vida es múltiple o no es. Lo "uno" no existe, más allá del pensamiento ideal de algún filósofo (¿Platón?).
    Y sí, un poco como "Quijotes" nos sentimos en la lucha contra la mediocridad, pero eso forma parte de nuestra naturaleza. Otros prefieren ser "Sanchos"...
    No tengas "vergüenza de sembrar palabras", amiga Silvia. Sembrar palabras es bueno, no le va a dar de comer a nadie en ese momento; un comentario, una historia o un poema no son filetes, pero pueden ayudar mucho a aprender a "comer", o sea, a vivir. Las palabras son siempre un tesoro.

    El dragón no tiene por qué ser un monstruo mitológico enorme, puede que se oculte bajo la forma de alguna de tus mariposas. Míralo así.

    Un abrazo hasta el sur del mundo.

    ResponderEliminar
  19. Pues no, no procede, Daniel; todo lo que has dicho lo suscribo.
    En lo único que no estoy del todo de acuerdo es en que sea una "putada" el haber devenido hombre. Te lo digo porque yo antes era un árbol, y me aburría mucho. Ahora, moviéndome como humano, tengo otros problemas aparte de la necesidad de agua y librarme de los bichitos, pero me alegro de tenerlos; es como un paso más hacia la complejidad de la conciencia, obvio, y me permite pensar, imaginar y ver cosas que antes me estaban totalmente vedadas. Provoca desasosiego en muchas ocasiones, pero también son alcanzables ciertas cotas de alegría que compensan mucho lo anterior.
    Me gusta esto de ser un experimento avanzado de la naturaleza. Y tener un "yo" o varios, y luchar entre enriquecerlo y romperlo, entre quererlo o despreciarlo.
    Es una nueva vuelta de la vida, a la que le gusta mucho jugar, incluso con la muerte.

    Un saludo, amigo Conde.

    ResponderEliminar
  20. ¿Un beso, Lobo? Bueno, gracias, pero que sea en el anillo, jaja.
    ¿Y un premio?

    Pero si soy inocente, no he hecho nada, sólo eran unas simples palabras. En serio.
    En fin, gracias, me pasaré a recogerlo.

    Un saludo lobuno.

    ResponderEliminar
  21. Gracias de nuevo, Wuwei.
    Siempre me gustó aquella parábola del dedo y la luna.
    Parábola que, por cierto, casi nadie parece haber entendido nunca, porque si no no existirían, por ejemplo, las religiones.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. ¿Nos "adoras", Luisa?
    ¿Pero por qué? ¿qué te hemos hecho? Jajaja!

    Tú sí que eres adorable. Empápate todo lo que quieras y luego opinas también, si te apetece. Hay sitio libre en la mesa.

    Un beso, adoradora.

    ResponderEliminar
  23. Querido Antonio, creo haber visto un dragón en Cristalia...
    Pásate a ver... quizás lo soñé...

    ResponderEliminar
  24. ¿Cómo? ¿Un dragón en Cristalia?
    ¡Voy corriendo!

    Me llevo los prismáticos y la lupa.

    :)

    ResponderEliminar
  25. Bueno Antonio, he visto ese cruce de palabras con Cristal y, los destellos no obedecen a la noche, cualquier hora del día les viene bien a esa química que contienen las palabras que, a través del viento nos acerca a nuestra ventana.

    El dragón parece ser que, tambien se ha quedado en el paro, para que se iba a molestar en ese vuelo, gastando energías que no pueda reponer.

    Saludos.

    ResponderEliminar