Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







miércoles, 25 de febrero de 2009

Anónimo




Estaba yo pensando en otras cosas, por ejemplo en la respuesta que le debo a la amiga Cristal y en una nueva entrada del cuaderno, cuando se me ha ocurrido mirar el correo y me he encontrado con un anónimo... Sí, un anónimo, ya sabeis: esos papelitos que suelen escribir los que ocultan su nombre porque no tienen alma para decir las cosas a la cara, o porque son gente conocida, y retorcida, que te quiere decir algo hiriente y seguir conservando su falsa cara amable cuando se cruzan contigo en la escalera, para guardarse las espaldas.
El caso típico de "tirar la piedra y esconder la mano".

Podría fácilmente haber borrado el comentario, pero, muy al contrario, he decidido usarlo como base para una nueva entrada. Mientras el autor lo mantenga ahí, podeis verlo en el tema dedicado a Hermann Hesse, "Eigensinn".
Y aquí pongo una copia del mismo, junto con mi respuesta, para que, si os apetece, observéis hasta donde puede llegar la necedad de algunas personas.

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

[Cuaderno Nocturno] Nuevo comentario en el blog Eigensinn miércoles, 25 de febrero de 2009, 01:57 am

Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Eigensinn":

y cuál es tu misión Antonio?

q paso has dado? se puede llegar a los 51 años con obstinación tatuado en la piel y llevar una vida reflexiva sin que tu tirano te mate?

Expresar y compartir inquietudes es suficiente?

La gente esta dormida y no lo sabe. Tú lo sabes pero sigues dormido? que haces antonio? que haces?

puede uno realizar su misión sin clavarse en una hermosa cruz? puedes olvidarla sin que tu tirano te mate?

Se puede vivir con la sensación de estar a punto? Casi a punto?


Publicado por Anónimo para Cuaderno Nocturno a las 24 de febrero de 2009 16:57

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...


En primer lugar, señor Anónimo, me parecen de muy mal gusto dos cosas: lo primero que se esconda usted tras el anonimato para decir lo que dice, que es algo que quiere tocar fibras muy personales; y en segundo lugar, que se tome usted la confianza de tutearme, sin ni siquiera poder yo saber con quién estoy hablando. Ambas cosas, que vienen a ser la misma, hablan muy pobremente de su persona.
Pero para esto tengo una fácil solución: ¿No tiene usted nombre? Tranquilo, que yo le pongo uno. ¿Qué le parece el de "Impresentable"? ¿Le gusta? ¿le parece bien? Si no es así, tengo más, sólo tiene que pedírmelo.

Vayamos ahora a lo que interesa:
Me pregunta usted que cuál es mi misión y qué paso he dado... Que yo sepa, "mi misión" se limita a intentar vivir lo mejor que pueda, con todo lo que ello implica, lo cual no considero que sea ninguna misión especial, sino sólo la tarea normal que compete a cualquier ser humano. Y en cuanto al "paso", no he dado ninguno más allá de enfrentarme de la mejor manera posible a cada día sin perder cierta lucidez, cierto brillo en la mirada, a pesar de que casi todos los días se empeñen en lo contrario.

Efectivamente, he llegado a los 51, dentro de poco uno más, con esa obstinación más o menos indemne, y, por cierto, no la tengo tatuada en la piel sino más adentro, en la sangre. Y sí, intento lo más que puedo llevar una vida reflexiva, como usted dice, y mi amigo difícil, el "tirano interior" no me ha matado. El sabrá por qué...

Expresar y compartir inquietudes no es suficiente, pero es lo mejor que sé hacer, y además necesito hacerlo. Necesito encontrar que existen otros seres que tienen inquietudes similares o iguales a las mías. A mí, como a cualquiera, no me gusta estar solo, por muy solitario que pueda parecer. No quiero caer en la niebla del amigo Hölderlin.

"La gente está dormida y no lo sabe". Según usted yo lo sé pero sigo dormido..., o algo así. ¿Qué es esto, un interrogatorio? ¿Es usted un miembro trasnochado de la Inquisición? ¿Quién es usted para hacerme estas preguntas? ¿Le conozco de algo?
Lo que hago ya, más o menos, lo he dicho: intento vivir de la mejor forma que sé, y dentro de esto está el escribir en este cuaderno y transmitir mis sueños e inquietudes a quien quiera escucharlos. ¿Quiere usted que salga volando por la ventana con mi capa de mago?

No, en absoluto pienso clavarme en ninguna cruz, por muy "hermosa" que sea. Y no tengo que olvidar nada de eso, porque no existe en mi mente. Quizá sí en la suya. Y por ello "mi tirano" no me va a matar, entre otras cosas porque es pacífico y, sobre todo, como ya he dicho, porque es mi amigo, mi mejor amigo. Y los amigos no matan, ayudan a vivir.

Y por último, su pregunta de si "se puede vivir con la sensación de estar a punto". Pues mire, señor anónimo, hace más o menos una hora me he comido un buen trozo de chorizo salmantino, que me regaló ayer mi madre, acompañado de un vasito de vino tinto. O sea, que sí se puede. Además, no puedo saber bien a qué se refiere usted: ¿a punto de qué? ¿De salir volando con la capa mágica?
Conozco la sensación de estar, algunas veces, cerca de un umbral, de estar cerca de un salto cualitativo de la conciencia, de casi poner un pie en el otro lado... ¿Se refiere usted a eso? Si es así, le digo lo mismo: sí se puede vivir a pesar de no traspasar ese umbral. Hay tanta riqueza en la vida, tantas formas de ampliar la conciencia, tantos pequeños umbrales que no sabemos ver y que están ahí, al alcance de la mano, que no hace falta para nada el ponerse la capa de mago, ni la de santo, ni la de héroe.
La vida, en el fondo, a pesar de su aparente complejidad, es muy sencilla, clara como el agua, transparente como el viento. Sólo hace falta una cosa: abrir bien los ojos, agudizar la mirada, quitarse las lentes de un mal llamado conocimiento, que no es más que información inútil, lastre y rémoras. Ver un horizonte limpio, nada más que eso.

Sólo añadir que sus preguntas están bien, y puede que no hayan sido malintencionadas, sino de origen noble. Lo único, que le ha faltado a usted una firma, una simple firma, para no levantar sospechas. Una firma, aunque fuera inventada, falsa, para sentir que quien escribe es un hombre y no una sombra.

Saludos, señor Anónimo, y perdone por lo de "impresentable"; quizá empecé este escrito con mal pie, pero la culpa es suya. Gracias por hacerme pasar un buen rato de reflexión. Y la próxima vez, si la hay, firme.

Antonio Castellón
(25 de febrero, 2009)

15 comentarios:

  1. Ocultar la identidad para incomodar a alguien es irracional.
    No le des importancia Antonio,mira la cantidad de comentarios llenos de cariño y adoración que te dedican,te tenemos mucho cariño,que 1 simple comentario no les haga sombra :(
    Persona anónima:
    Queremos a Antonio y nos importa muchisimo su bienestar,cualquier comentario que le haga,nos lo hace a nosotros también,considero que cada cual tiene los suficientes asuntos a tratar,me sorprende que le sobre tiempo para inmiscuirse en opinar sobre los demás.Me tomaré también mi tiempo para opinar:
    Mi opinión es que no conoce a Antonio, y si lo conoce,no se ha molestado en comprender que es maraviloso porque dice las cosas como las piensa y como las siente,firmando siempre:
    Antonio Castellón.
    Un beso Antonio :)

    ResponderEliminar
  2. Antonio, detrás de los comentarios anonimos o no, puedes encontrarte cualquier cosa.....
    Pero quizás, puedas encontrarte con alguién que te conoce, y poner a prueba a las personas trae consecuencias....
    Digo!!!!, porque eres demasiado intuitivo para saber que es un hombre, bajo anonomimo....
    Vamos, no trato de justificar nada, quizás mirar las cosas más posítivas de lo que solemos hacerlo cuando estamos a la defensiva......

    Abrazos.....

    ResponderEliminar
  3. Querido Antonio...solamente digo...
    que estoy de pie aplaudiéndote!
    Y con ésto es suficiente.


    De paso, agradezco tu visita(te extrañaba).Y la tormenta de mi zigurat es de orilla del mar, del Atlántico...y de mi tirano interior, que me sopló al oído que era hora de soltar mi grito.
    Y te invito a que,cuando tengas un ratito, vuelvas a mi casa y leas"Conversaciones en la cocina" (alguien te ha nombrado!)

    Un gran beso,maestro!

    ResponderEliminar
  4. Tocayo, como dice el refrán: "no hay mejor desprecio que no hacer aprecio." Somos muchos los que estamos contigo. Es evidente que hay gente a la que le gusta, especialmente, incordiar y sembrar cizaña; encima, se creen por encima del bien y del mal. Son los iluminados y salvadores que pretenden "despertarnos" a todos, y llevarnos por el "único camino posible", o sea, el suyo, obviando algo tan elemental como que, quien más quien menos, ya es mayorcito para tomar sus propias decisiones (aunque sea en sueños), que es como debe ver a la mayoría de la gente Don Iluminado Anónimo.

    Antonio, lo dicho: ni caso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Expresar y compartir inquietudes no es suficiente, pero es lo mejor que sé hacer, y además necesito hacerlo. Necesito encontrar que existen otros seres que tienen inquietudes similares o iguales a las mías. A mí, como a cualquiera, no me gusta estar solo, por muy solitario que pueda parecer. No quiero caer en la niebla del amigo Hölderlin.


    Pues aquí tienes a alguien que también piensa así y que te anima a continuar escribiendo para que se despejen las nieblas que todos tenemos y que a cierta edad son un pelín mas intensasja, ja, ja.
    Sigue siendo tu mismo y tienes razón a lo mejor con la firma no te lo hubieras tomado mal. A lo mejor te lo están diciendo en un tono que sin la firma no adivinas. La comunicación por este medio es muy complicada. Tómatelo en positivo y piensa que él o ella no tenia buen día. Eres genial.Sigue contándonos cosas. No estás solo.
    Estamos aquí mismo. milagros

    ResponderEliminar
  6. ¡Alguien que pasa mucho tiempo pululando por la red!

    No le des importancia, la verdad es que con este contudente escrito dejas K.O a cualquiera.

    Estoy contigo, al principio también tuve un par de graciosos que dejaban "anónimos" y comentarios estúpidos e incoherentes.

    Un abrazo, y recuerda que si se toman la molestia, sea buena o mala, nunca serás indiferente, y ¡eso es cojonudo!

    ResponderEliminar
  7. Querido Antonio: Creo que ese tirano ha podido con tu anónimo. Creo que le ha vencido y está realmente indignado y envidia a las personas que como tú, siguen luchando día a día para que no se instale en su vida. Creo que está muy solo o muy sola porque ya no le queda mucho por compartir. Creo que es una lástima que en lugar de agradecer un espacio como el tuyo para comenzar un despegue, lo utilice para volcar en él sus propias frustraciones. Creo que su anonimato se expone innecesariamente y que si le tuviera delante le daría un abrazo y le diría que nunca es tarde para empezar a luchar contra el tirano y que desde luego el tirano no eres tú.
    Un gran abrazo Antonio.

    ResponderEliminar
  8. No conozco mi nombre, pero me llamarón Carmen. Carmen Inclán.

    No conozco este blog, más que de unos cuantos comentarios que leí ayer y otros (más desafortunados) de hoy.

    Y si discuto y pregunto es porque me exigo, porque Hesse es en mi desencadenante, no principio y fin. Elpensamiento de Hesse no es el mio, sus palabras no han salido de mi boc, ni sus poemas han sido escritos por mi. ÉL pertenece a otro tiempo, tiene otro horizonte, muy diferente al mio.

    Y si se me permite decir, sin ser mutilada despúes, parece que os recreais una y otra vez en pensamientos de otros, los vivis y los haceis vuestros, y los sentis vuestros..
    pero no discutis, estaia de acuerdos unos con otros..

    Si ayer asalte a este pobre hombre a preguntas fué porque estaba exaltada..comprensible no?
    Pero yo a diferencia de vosotros necesito sentirme útil, no me conformo con palabras, comnpartir opiniones, hablar de caos de espiritu y destino. No me basta.

    La vida como bien dices es muy sencilla. "Sólo hace falta abrir bien los ojos, agudizar la mirada, quitarse las lentes de un mal llamado conocimiento, que no es más que información inútil, lastre y rémoras.
    Contemplar el debastador horizonte que compartimos, el de Hesse guerra, el nuestro hambre.
    Y renovarlo.

    ResponderEliminar
  9. Uno habla, otro interpreta y responde, quizá lo que se dice no se dice con mala intención, con intenciones ofensivas...
    lo digo ahora que leo la explicación del anónimo,

    se puede vivir de muchas maneras y no debemos convertirnos en jueces ni en censores,
    estar dormido o despierto o soñando..., todo es vida y todo es real,tan real como pasar hambre, morir en la guerra, empujar al de al lado o que te lleve un huracán...

    lo de la misión... me es totalmente ajeno, creo que la única misión es vivir y a ser posible sin fastidiar a nadie y sobre todo evitar ese salto por la ventana.

    Un beso y buenas noches, para Carmen también.

    ResponderEliminar
  10. Cierto es que en la casa de cada uno se sientan a cenar los invitados que uno quiere, Antonio, y que por supuesto no es agradable poner una manzana en mal estado sobre la mesa, como tú muy bien has dicho podías haber borrado el comentario y quedarte tan ancho, si has decidido publicarlo es poque te ha dado pie a seguir expresando y compartiendo tus inquietudes, por lo que bien mirado... tampoco está nada mal, a veces, de las peores conductas podemos sacar grandes cosas. Tampoco debemos olvidar, y perdona que me meta donde no me llaman, que los escritos no tienen "tono" ni "voz", por lo que muchas veces se malinterpretan, quizá esas preguntas no eran acusatorias, en todo caso, hay una cosa que está clara, cada uno tiene el derecho de visitar los espacios en los que mejor se encuentre, así que si a alguien no le gusta, basta con no volver, no hace ninguna falta ser "agrio", en eso estoy plenamente de acuerdo contigo.

    Un abrazote
    MArian

    ResponderEliminar
  11. No había leido la intervención del Anónimo, bueno, eso ratifica lo que yo decía de que los escritos no tienen "cara" ni "tono"...

    Besos!
    Marian

    ResponderEliminar
  12. Vista tu respuesta y la explicación de "anónimo" creo que todo se queda en la desacertada forma de preguntar de éste/ésta.

    Puede suceder que se nos olvide que lo que decimos por este medio no tiene los matices de lo presencial y a veces ni tan siquiera los matices de ser un comentarista habitual, con lo cual el resultado es cuando menos incómodo para quien lo recibe.

    Ha servido para que añadas más riqueza al tema en cuestión y para que te expresemos el cariño que te tenemos, luego apliquemos lo de que "no hay mal que por bien no venga".

    Te dejo además de mi apoyo un montón de besos para endulzar el mal trago. :)

    ResponderEliminar
  13. Creo Antonio, que al pronunciar lo de la hermosa cruz, ya se define como un taliban de los de aquí (yo digo que dios no es propiedad de nadie y mucho menos que en esta tierra tenga sus ministros o representantes) por esta razón yo, no le invito a darle mi abrazo, es más, he entablado conversación desde el más allá con SÓCRATES y, me ha dicho que ni agua a los cobardes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Gracias a todos:

    Leal, Erik, Silvia, Antonio, Milagros, Juan, Media Luna, Alfaro, Marian, Luisa y Terry.

    Gracias por vuestro apoyo.

    Al final, se desveló el secreto, y la cosa no era para tanto, pero me alegro de que esto haya pasado.
    Es bueno que cuando uno anda medio relajado, venga alguien desconocido y te zarandée un poco.

    Como dice Marian: "a veces de las peores conductas podemos sacar grandes cosas"
    Y Luisa lo resume: "no hay mal que por bien no venga"

    Como digo en la segunda entrada, pensé realmente que se trataba de alguien conocido que quería hacer daño. Pero todo ha quedado en una exageración por mi parte.

    Lo que de verdad me ha sorprendido son vuestras reacciones de amistad y apoyo.
    Ese ha sido, sin duda, mi mejor regalo.
    Así que es verdad: no hay mal que por bien no venga.
    ¡Esta esfera nuestra funciona!

    Gracias y un gran abrazo, amigos.

    Pd.- ¿Algún anónimo más?
    Que vengan los que quieran; que entre todos le sacaremos el nombre.

    Pd.2- Lo mismo la chica, la tal Carmen, ni se dio cuenta de que no había firmado su comentario y que, por el tono, parecía otra cosa...
    Pero ya está arreglado.

    Antonio

    ResponderEliminar