Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 27 de diciembre de 2008

El vacío




Pienso que la creencia en dios surgió, en un principio, del miedo a lo desconocido, de la necesidad de tener un apoyo, un respaldo, una protección, un orden en medio del caos, una luz que guiara al hombre entre la oscura selva de un universo amenazador e incomprensible.
Pasado el tiempo, ya en su madurez, el hombre entendió que aquella creencia fue fruto de la necesidad, algo así como buscar un padre o una madre que había perdido y le era imprescindible para la vida. Entendió que su dios pudiera ser sólo un invento de su mente asustada.
Pero este entendimiento le dejó de nuevo huérfano ante el misterio de la vida, ante el universo, que ahora olía a vacío y volvía a ser amenazador e incomprensible.
Sin dios la vida no tenía sentido. Los esforzados intentos de científicos y filósofos por explicar lo inexplicable sólo complicaban más las cosas.
El hombre, aunque viejo, seguía siendo en el fondo un niño, y seguía necesitando la cercanía de un padre y una madre que le guiara en medio del caos y diera sentido a su existencia.
Muchos siguieron creyendo en dios, otros se inventaron dioses nuevos, ídolos, fetiches, amuletos… Y otros, simplemente, divinizaron las cosas que tenían alrededor, lo más inmediato y cercano. Cualquier cosa valía para escapar a la locura, para huir del vacío.
Ese mismo vacío del que habían surgido todos los seres y las cosas, el mismo hombre y el propio dios.

AHM.
(27-Febrero-2006)
______________________________

Tal y como indica la fecha, esto lo escribí hace dos años. Y hoy debería añadirle un comentario, pero lo haré en otro momento.

imagen: Carel Willink (1900-1983).

20 comentarios:

  1. Disculpa Antonio, mi comentario en una anterior entrada tuya iba destinado aquí, pero no sé como me confundí, por eso me refería a tus versos, no a los de Hermann.

    Sobre el texto, lo comparto, sólo añadir que quizás lo incompresible de ser consciente y sufrir o amar sin finalidad alguna para finalmente disolverse en la nada con la muerte, sea también una de las causas de la necesidad de dios o de dioses, aún así, la misma existencia y la vida son divinas, porque son un milagro que no nos hemos explicado todavía.

    Me encanta la música de tu blog.
    Espero sigamos en contacto.

    ResponderEliminar
  2. "Dios"...

    Hay cosas que hay que vivir.. no intentar explicar o entender. Lo uno y lo otro es sencillamente imposible..

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Lindas palabras,y tienen mucho sentido.Solo que en nuestras almas hay un vacío con la forma de Dios.

    como dijeron hay que vivirlo...,no explicarlo ni intentar comprenderlo.


    salu2

    ResponderEliminar
  4. Es ese miedo a perdernos en la nada, el que nos hace apoyarnos en religiones y filosofías varias, en un intento vano de transcender de nuestra condición de mortales. Nada más.
    Aunque prescindiendo de esa idea, absurda y esteorotipada del Dios padre, que todo lo puede, cuanto más avanza la Ciencia, sobre todo la Física Teórica y Cuántica o la Cosmología, más preguntas surgen al respecto... ¿estaremos creando de nuevo una idea diferente y adaptada a los tiempos de Divinidad?
    Este, sería un tema de muchos, muchos cafés D. Antonio...
    Felices días.


    P.D. he dejado otro meme en la entrada anterior.

    ResponderEliminar
  5. Hola, CaminanteDeNoche. Gracias por la aclaración.

    Creo que es exactamente como dices: lo incomprensible de la vida nos hace crear dioses, hasta que esos dioses se nos caen con la madurez, como dejamos de creer en los reyes magos... Pero eso no quita que la vida siga siendo incomprensible, y además un auténtico milagro. ¿Quién necesita dioses cuando la misma vida es el mayor dios que existe? Toda una vasta mitología, llena de momentos, nos rodea y nos vive por dentro.
    Mi opinión es que los dioses desaparecen según nuestra mente evoluciona, se libera, y pasa de lo concreto a lo abstracto. Pero no deja de ser más que un cambio de percepción. En el fondo, el misterio, la magia y el milagro subsisten.

    Me alegro de que te guste 'mi música'. Y, por supuesto, si tú quieres, seguiremos en contacto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Así es, amiga Isis. Lo importante es vivir, ante todo vivir.
    Las explicaciones para los curiosos que no tienen nada mejor que hacer que dar vueltas y más vueltas a lo que es evidente.
    Todos tenemos esa curiosidad, pero ante la imposibilidad de respuestas, y teniendo en cuenta lo limitado de nuestro tiempo, lo que debemos hacer es sencillamente vivir.

    Un beso incomprensible.

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón, Marcelo: "en nuestras almas hay un vacío con la forma de Dios", pero esa forma es cambiante. Lo que siempre estará ahí es el vacío, que puede que sea el verdadero 'dios', sin rostro y sin nombre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, doña Cristal.
    Como le acabo de decir al amigo Marcelo, las formas de ese vacío son cambiantes, variables. Y lo que comentas de la física cuántica es muy acertado.
    Leí en alguna parte que los últimos hallazgos en ese campo estaban revolucionando las ideas sobre el universo y la vida, y que se estaban abriendo nuevas perspectivas que, curiosamente, enlazaban con antiguas creencias religiosas y místicas.
    Sea como fuere, el caso es como apuntas: con diferentes lenguajes y herramientas lo que se sigue buscando es lo mismo. Una respuesta, algo que nos defina el sentido de todo esto.
    El científico se ríe de la respuesta del místico, pero está llamando a la misma puerta.

    Seguiremos con más cafés. Un saludo, extraña amiga de al lado.

    ResponderEliminar
  9. Antonio, esta imagen me gusta mas que la barroca en arcilla que colocastes ayer sobre los dioses. Erase, que se era, diferentes tribus tenian sus particulares dioses, estas tribus se fueron unificando, los dioses diferentes no les quedó mas remedio, que presentarse a las elecciones, y parece que de momento las sigue ganando en occidente, el de los cristianos, en otros lugares ocurrió lo mismo, como el islam en paises islamicos, el buda en asia, entre los mas sobresalientes. Pero tienen que sacarse la reválida por que en ciencias matemáticas de momento sacan insuficiente.Dejando a un lado mi explicación anterior, dudo mucho, mchísimo que un DIOS lo administren unos humanos y tenga aquí sus representantes, pero respeto a todos los creyentes.

    Nuestras buenas acciones, deberian ser buenas sin necesidad de mirar al cielo. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Con dioses o sin dioses el vacío existe, a mí me gustan los espacios vacíos dentro del vacío, otros los rellenan de estatuas caídas, en el presente o en el futuro.
    Lo leí ayer, la verdad que está bien argumentado y bien escrito pero a mí la idea de dios no me preocupa y después de leerlo escribí una tontería en mi otro blog.

    ResponderEliminar
  11. Hola Antonio, llego a tu blog a través de otros blogs amigos, leo tu posts, y los comentarios que preceden al mío.

    Como Cristal, no puedo hablar de un Dios Todopoderoso, sin embargo creo el universo, en el sincronismo y las cualidades, tal vez, como ella bien indica es una forma de disfrazarlo, o no.

    ResponderEliminar
  12. Terry, cambié la imagen anterior porque no me gustaba la mirada sombría de ese dios. Hasta los angelitos tenían cara de mala leche.
    Tampoco creo que haya aquí representantes de dioses. Imagino que ese misterio no necesita administradores.
    Y sí, el que actua buenamente que sea porque le sale de dentro, no porque mire al cielo buscando recompensa.

    Un buen saludo.

    ResponderEliminar
  13. Qué bien, Alfaro, que te gusten los espacios vacíos. ¿Te imaginas una casa llena de muebles...? Sería inhabitable e inútil.
    El vacío es absolutamente necesario.

    Voy a ver si encuentro eso que has escrito.
    Un saludo "vacío".

    ResponderEliminar
  14. Hola, Malvada Bruja del Norte, y bienvenida a este humilde cuaderno de sombras y estrellas.
    Crées en "el universo, el sincronismo y las cualidades", es decir, que crées en la vida. Siendo así, quién necesita a un dios todopoderoso.
    La mente se busca sus propias formas para vestir a lo desconocido. Lo importante es estar en conexión con ello, bajo la forma que sea.

    Tengo que leerte para comprobar si eres tan malvada y tan bruja como dices...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Antonio,
    es que lo tengo en mi otro blog, cuanto sé de vos, a donde va otro tipo de locura más lingüística.

    De los 3 vacíos, ahora los comprendo mejor, creo, por las imágenes,
    el 1º es la caida de los ídolos,
    el 2º que me encanta esa luna casi vedada, la oscuridad que sí que parece vacío pero no lo es
    el 3º el hombre pensando, búscandose a sí mismo o a otro dios o a otros ídolos. O está en el otro extremo del continente y mientras se caen los ídolos en un lado él piensa en sí mismo.
    O son independientes.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  16. Casi aciertas, Alfaro.
    Me voy a ese otro blog, que me he perdido.

    Buena noche.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por tu comentario-artículo, Maite.

    O sea, que al final van a tener razón las religiones...
    No sé, le diré al viejo que vuelva a pasear por la cocina, a ver qué se le ocurre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta la pintura.

    Vale aceptamos dios como creador.
    ¿Y quién narices creó a ese dios?
    ¿Y quién qué creó al dios que creó a dios?

    Siempre buscando en las estrellas cuándo la respuesta puede estar a nuestro lado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola, Luna!
    No había visto tu comentario hasta ahora. Es tu primera visita a este rincón.
    Como ves, y ya te dije en una ocasión, mi cuaderno es lo contrario que el tuyo: allí siempre es de día y aquí siempre es de noche.
    Lo que dices es lógico: es una pregunta absurda que se repite ad infinitum. Así que, dejémonos de preguntas y miremos lo que tenemos cerca. Al fin y al cabo, las estrellas no sólo están en el cielo...
    Un saludo, y gracias por tu inesperada visita.

    PD.- Si te gusta el arte de Carel Willink, y no lo teneis en el museo, puedes ver su página, que creo lleva su hija, y tiene muchos cuadros interesantes. No me sé la dirección de memoria, pero no hace falta, simplemente teclea su nombre en el buscador.

    ResponderEliminar