Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 29 de junio de 2008

Imágenes


De vez en cuando me asaltan imágenes que poco o nada tienen que ver con el momento presente. Son extemporáneas, intempestivas, están fuera de tiempo. Vienen de muy lejos, de una larga distancia, pero tienen el poder de romper un poco la tela gris que me rodea, de hacer un pequeño agujero en la continuidad. A través de ese agujero penetra una ráfaga de aire, un aire dulce y antiguo, y por un momento puedo ver aquello que parecía olvidado y perdido.
No son imágenes del pasado, aunque también, son retazos de un mundo interior, de una intensa forma de vida, emotiva y poética, casi romántica, que la cotidianidad mediocre ha ido relegando hasta convertirla casi en leyenda. Pongo el “casi” porque prefiero dejar la puerta entreabierta.
En esas imágenes me veo a mí mismo moviéndome en un mundo diferente. Es este mundo en el que ahora estoy, pero es distinto, su aire huele de otra forma, sus colores tienen otra intensidad. Incluso yo me muevo de manera diferente. Es como si hubiera una especie de acuerdo entre los seres y las cosas, entre el adentro y el afuera, algo así como una conexión armónica, musical, entre la conciencia y el mundo.
Son imágenes que me recuerdan mucho a los sueños. Pero lo más curioso es su aparición repentina e inesperada en medio del discurso de la normalidad. Se presentan de pronto, sin avisar, como pequeños relámpagos, colándose inexplicablemente en medio de cualquier historia vulgar...


AHM.

2 comentarios:

  1. Coincido contigo hay lugares, imagenes, aromas e incluso musica que te lleva a recordar momentos ya vividos los cuales recuerdas como excelentes tiempos en los cuales eras mas feliz que ahora, y al momento de pasar el efecto de esa imagen recuerdo aroma y musica vuelves a la realidad con unas ganas inmensas de volver a vivirlo una y muchas veces mas.
    Saludos desde Mexico dale un chequeo a mi blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Red Devil.
    Lo malo de estas queridas imágenes que nos remueven por dentro es que vienen cuando quieren, y se van pronto, dejándonos un regusto amargo de soledad y vacío.
    Pero, en fin, por lo menos vienen de vez en cuando, y cuando lo hacen son el mejor de los regalos.
    Un saludo para tí, y otro para el lejano México.

    pd.: me gustaría conocer Oaxaca.

    ResponderEliminar